Type what you are searching for:
Dessata / Consejos y cuidado del cabello  / ¿Cómo cuido mi pelo después del gimnasio? ¡SOS, Pelufo!

¿Cómo cuido mi pelo después del gimnasio? ¡SOS, Pelufo!

Vives con la lengua fuera. Llegas al gimnasio con el tiempo justo, a veces incluso llegas a plantearte si la bolsa que llevas es la tuya del gym o la de judo de tu hijo pequeño. Pero ya estás allí. Cambio de ropa express, un moño raudo y veloz y a quemar todas las cosas que no nos dejan dormir. Ese rato de esfuerzo máximo es, muchos días, un oasis de paz entre tanto ajetreo. Pero, como todo lo bueno, se acaba. El reloj, siempre el reloj. Lo miras de reojo y ves como en una película, todo lo que te viene por delante: cambiarte, salir corriendo, recoger a la pequeña que sale de inglés, volver a casa, la batalla de la cena, preparar el día siguiente, echar un último vistazo al mail de trabajo…

¿Quién acaba pagando el pato casi todos los días? Sí, tu pelo. Sabemos que la tentación de ir con el moño hasta el infinito y más allá es como un canto de sirena, pero también sabemos que, con unos cuidados mínimos cuando termines en el gimnasio, en lugar de maltratar a tu pobre pelo le estarás dando unos mimos dignos de un pelazo de alfombra roja. Y sin currártelo demasiado, que ya sabemos que no te da la vida.

Ahí van los 5 consejos de la semana para #Dessatadas deportistas:

  1. Recógete el pelo pero no te pases. Nada de gomas super prietas ni de llevar una coleta digna de equipo nacional de natación sincronizada. Utiliza coleteros sin tirones (los nuestros, por ejemplo :-)) y deja que el cuero cabelludo respire. Además, si paras un par de minutos aprovecha para soltarte el pelo y dejarle respirar.
  2. Lávalo solo si está sucio. Suena a básico, pero es así. Si lo has dado todo en una sesión de spinning es muy posible que tu pelo no llegue en condiciones al día siguiente pero, si en cambio, vienes de hacer estiramientos de cadenas musculares, es posible que, con unos cuidados, pueda salvarse. Si vas días fijos al gimnasio, puedes hacerlos coincidir con esos días en que te lavas el cabello, sobre todo si lo tienes graso y no debes lavarlo a diario.
  3. ¡Quítate el moño o la coleta! Aunque hayas decidido lavarte el pelo cuando llegues a casa, te recomendamos soltarlo al terminar el ejercicio y secarlo suavemente con la toalla antes de salir. Si aprovechas para desenredarlo en ese momento, luego lo tendrás más fácil cuando llegues a casa. Recuerda que nuestros cepillos mini son perfectos para colarse en la bolsa del gimnasio.
  4. Si haces piscina, a lavarlo sí o sí. Es imprescindible que aclares el pelo para eliminar los restos de cloro. De nuevo, si prefieres solo aclararlo para luego ducharte en casa, no olvides secarlo un poco con la toalla y desenredar.
  5. Si vas al gimnasio a diario, modérate con el secador. Si eres de la que necesita lavarlo todos los días, ve con cuidado con el calor. Aunque durante el invierno es más complicado secarlo al aire, tu cabello te agradecerá darle un respiro de tanto secador. Y, si no, recuerda que hay productos específicos. Dessata los tendrá en breve 🙂

Y un sexto como bonus: si vas mucho al gimnasio y tu pelo es de lo que lleva un machaque continuo, recuerda visitar tu peluquería cada cierto tiempo para que sean los profesionales los que te recomienden algún tratamiento recuperador. Además, tendrás ese ratito para ti misma que se acaba resistiendo tanto entre la rutina.

No Comments
Leave a Comment

We use Cookies | More info
Cookies Preferences